Naciones Unidas emite bonos de carbono por central Chacayes

14 de agosto de 2014

La Secretaría de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó la primera emisión de bonos de carbono de la central hidroeléctrica de pasada Chacayes (111 MW) de propiedad de Pacific Hydro (73%) y de Astaldi (27%).

Tras haber sido registrada bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de la ONU en 2012, la central emitió 318.953 CER’s (Certificados de Reducción de Emisiones, por sus siglas en inglés), correspondientes a la generación entre julio de 2012 y el mismo mes de 2013.

A ello se suman 167.721 VCU (Verified Carbon Units), correspondientes al período enero y julio de 2012. Este tipo de bonos participa en un mercado voluntario, es decir, entidades que desean neutralizar sus emisiones contaminantes, los adquieren sin existir una obligación de por medio.

“Esta emisión ratifica nuestra visión de negocio de generar energía para un mundo más limpio y confirma el carácter de renovable de nuestra central Chacayes. Sin embargo, la legislación chilena, a través de la ley de Energías Renovables No Convencionales pone un límite de 20MW para que las centrales de este tipo sean consideradas como renovables. Sobre esta capacidad, los proyectos reciben el mismo trato que cualquier central contaminante, a pesar de ser uno de los sistemas de generación más competitivos y renovables”, dijo el gerente Comercial y de Desarrollo de Pacific Hydro Chile, Alfredo Zañartu.

A lo anterior, se suma el proyecto actual de  Reforma Tributaria, el cual establece un impuesto verde cuyo pago deberá ser asumido por todas las empresas generadoras del país, incluyendo aquellas que generan energía renovable.

“Lo que se plantea hoy a través de la Reforma Tributaria implica que proyectos reconocidos internacionalmente como renovables podrían verse obligados, además, a pagar un impuesto verde por el suministro de energía que hacen a sus clientes. La redacción actual establecida en la iniciativa del pago de este gravamen, se aleja del objetivo de impulsar el desarrollo de proyectos de energía renovable para conseguir una matriz limpia y con precios competitivos”, concluyó Zañartu.