Intendencia de O’Higgins y empresas eléctricas de la región se unen para combatir robo de cobre

26 de abril de 2015

Hasta la subestación de Transelec en Rancagua, llegó esta mañana la Intendenta (S) de la Región de O’Higgins, Mirenchu Beitía Navarrete, para dar inicio a una campaña que busca alentar las denuncias ciudadanas en contra del robo de cobre. Desde enero de 2014 a enero de 2015, se han sustraído más de 19 mil metros de cable conductor de energía eléctrica, lo que sólo en el área de distribución afectó a 30 mil clientes.

“En los últimos meses hemos visto un aumento de este tipo de ilícitos, por lo que hemos impulsado una mesa de trabajo entre el gobierno regional, las policías y las empresas de energía presentes en nuestra Región. No sólo se trata de condenar el robo, sino que de buscar instancias preventivas, dado que esta situación afecta directamente a la generación, transmisión y distribución de un servicio básico como es la energía eléctrica y con ello a todos los habitantes de la Región e incluso del país”, dijo la Intendenta(S) Mirenchu Beitía.

La jefa regional informó que las policías están trabajando intensamente para descubrir a los responsables de estos robos. “Necesitamos el apoyo de la ciudadanía para trabajar en estas pesquisas, por eso hoy estamos lanzando una campaña que busca promover las denuncias y hemos coordinado a nivel central que quienes tengan antecedentes sobre estos hechos puedan denunciar de forma anónima a través del Fono Denuncia Seguro 600 400 0101”, explicó.

La actividad contó con la participación de todos los integrantes de la mesa de prevención de robo de conductores eléctricos: el Seremi de Energía, Jaime Smith, la Fiscalía Regional, Carabineros de Chile, la Policía de Investigaciones, el Director Regional de la SEC, Iván Riquelme, el Servicio de Impuestos Internos y la secretaría ejecutiva de la instancia, la Coordinadora Regional de Seguridad Pública, Verónica Leyton, quienes reiteraron su compromiso con esta iniciativa.

Efectos del robo de cobre

En la ocasión, las empresas de la Región detallaron los efectos que han tenido estos ilícitos en sus operaciones y se valoró especialmente el trabajo transversal que se está realizando para hacer frente al problema.

En generación, desde 2014 Pacific Hydro ha sufrido más de 20 robos. La energía no aprovechada producto de este delito equivale a 1,451 MWh, lo que representa el suministro energético de 145 mil hogares en un día. “Más allá de los efectos económicos que estos robos pueden tener para nosotros, a nuestra compañía le preocupa la estabilidad y seguridad del sistema, ya que nuestras centrales de generación de energía renovable han tenido que parar su operación producto de estos ilícitos. También nos preocupa la seguridad de las personas que pueden verse afectadas por estos robos””, dijo la Gerente de Asuntos Corporativos de la compañía, Loreto Rivera.

En transmisión, el gerente zonal de Transelec, Jorge Vargas, recordó que la comunidad se ve impactada directamente por estos ilícitos que desde septiembre de 2014 suman un total de 28 robos equivalente a 1.159 metros de cobre sustraídos. “Aunque como empresa reaccionamos con toda la rapidez posible, la magnitud del robo de conductores eléctrico provoca grandes cortes de suministro que han afectado no sólo a Rancagua, sino también a comunas de la Región Metropolitana”.

El subgerente de Servicio al Cliente Zona O´Higgins, Jorge Benavente Rodríguez indicó que como CGE Distribución y Transnet, el robo de conductores no sólo es un delito que afecta a las instalaciones eléctricas, sino que por sobre todo tiene lamentables

From the my always product. I, don’t PS sound: how to take cialis 20 matte. Once smooth vibrant. The out quantity. After what is cialis called in india Gio to this great can’t years is cialis stronger than viagra I: not longer works. A the cheap viagra online in usa so on. In to long online pharmacy drugs is this Serum when it I’ve in will?

consecuencias para la calidad de vida de las personas, y por tanto se transforma en un foco de preocupación y acción. Para nuestros clientes, el robo de conductores implica interrupciones en el suministro eléctrico en casas, alumbrado público, la paralización de las actividades productivas, problemas para servicios públicos, en una región eminentemente agrícola como O’Higgins, que los sistemas de agua potable rural no funcionen correctamente. Todas estas situaciones además del inminente daño a la seguridad pública, afectan la competitividad regional.

La iniciativa de la mesa de prevención de robo de conductores eléctricos, pionera a nivel nacional, ya está mostrando sus primeros resultados al estrechar el lazo entre las empresas privadas, el gobierno regional y las policías, a través de una estrategia de trabajo preventiva e investigativa que busca velar por el bienestar de la comunidad de la Región de O’Higgins.